Con esta práctica, vas a poder generar un proceso sanador a través del cual se van a equilibrar las hormonas y a limpiar tu útero, lo que te va a permitir que la energía fluya mejor.

 

El uso de las vaporizaciones vaginales es una práctica ancestral realizada por las mujeres antiguamente, hace muchos años, utilizada como método sanador para limpiar el útero y mantener el equilibrio hormonal.

 

Las vaporizaciones vaginales consisten en hacer baños de vapor de tu zona genital con agua muy caliente y una mezcla de hierbas. Su beneficio proviene de las propiedades curativas y desintoxicantes de los aceites etéreos de las plantas, que son arrastrados por el vapor. El vapor entra en tu cuerpo a través de las porosidades de las paredes de la vagina, y posteriormente, llega directamente al flujo sanguíneo para repartirse internamente en los órganos.

Después de una vaporización vaginal, notas que el cuerpo se te calienta por dentro, te sientes más ligera y el útero liviano.

 

Como en otras terapias, es fundamental la intención con la que te sitúas frente a las vaporizaciones. Hazlo con respeto a las plantas, al agua y hacia ti.

Para que te ayude a sanar, has de tener la conciencia de acercarte a la planta con humildad y estar abierta a recibir sus propiedades.

 

Lo ideal es hacerlo dos veces al mes, antes y después de la ovulación.

A nivel energético, estimula la activación del 1er chakra y lo purifica. Nos conecta con la raíz ancetral que llevamos dentro.

 

 

- CONTRAINDICACIONES:

 

Sin embargo, las plantas también tienen contraindicaciones en su uso y nunca deberías hacer vaporizaciones vaginales si te encuentras en los siguientes casos:

  • Estás embarazada. El vapor es vasodilatador así que podría provocar una pérdida del embarazo.

  • Postparto. Si tienes una herida abierta por una episiotomía o un desgarro que esté en proceso de desinfección, espera a que pase la cuarentena.

  • Llevas puesto un DIU.  Al dilatar la vagina como efecto del vapor, el DIU se puede mover o soltar.

  • Tienes miomas. No se recomienda debido a los sangrados provocados normalmente por los miomas.

  • Tienes leocorrea, un exceso de fluido o vulvovaginitis. Estas afecciones producen inflamación y picores por lo que una vaporización podría resultar desagradable.

 

Tampoco es recomendable hacer las vaporizaciones en la fase del ciclo en la que estás menstruando.

 

Viene con un papelito de cómo hacer las vaporizaciones.

 

Bote de 15O ml.

 

Plantas medicina para mi útero

13,00 €Precio